Cómo estar en forma

Estar en forma implica una transformación total de tu mente y cuerpo, ¡es más que el simple ejercicio físico! Aunque muchas personas puedan pensar en ir al gimnasio, correr o levantar pesas cuando piensan en estar en forma, se trata de mucho más que eso. No solo debe tu rutina de ejercicio incluir un buen equilibrio de ejercicio físico y nutrición apropiada, ¡también debes estar en el estado de ánimo correcto para iniciar tu travesía de acondicionamiento físico! En este artículo, te guiaremos a través de las bases para estar en forma.

Antes de iniciar cualquier programa de acondicionamiento físico, es importante desarrollar la mentalidad correcta para ayudarte a alcanzar tus objetivos. No tener el estado de ánimo correcto puede ser desastroso para tus planes de acondicionamiento físico. Antes de empezar, haz el propósito de apegarte al programa, todos los días, sin rendirte. También es importante mantenerte motivado: cosas como crear y celebrar las metas a lo largo del camino, hacer ejercicio con los amigos y leer artículos de acondicionamiento físico (¡como este!) pueden ayudarte a seguir por el camino correcto. Estar en forma no sucede de la noche a la mañana, es una transformación del estilo de vida, ¡así que recuerda tener esto en cuenta antes de iniciar tu nueva rutina de ejercicios!

El siguiente elemento para estar en forma es, por supuesto, el ejercicio físico. Un programa de acondicionamiento físico integral debe ser el objetivo de tu nueva rutina de ejercicio, no solo la pérdida de peso. La pérdida de peso implica simplemente intentar perder algunas libras, mientras que el acondicionamiento físico es una combinación de varios hitos para tu bienestar. Existen algunos componentes universalmente aceptados del acondicionamiento físico, que se pueden dividir en diez áreas principales: resistencia cardiovascular, vigor, fortaleza, flexibilidad, potencia, velocidad, coordinación, agilidad, equilibrio y precisión. Solo hacer cardio o fortalecimiento muscular puede ayudarte a bajar de peso, pero no te ayudará con el acondicionamiento físico total, por lo que debes aspirar a un programa de ejercicio físico que te ayude a mejorar en todas estas áreas.

El elemento final de estar en forma es una nutrición apropiada. Aunque a la mayoría de nosotros nos encanta comer, es importante empezar a ver la comida como un combustible para el cuerpo, tanto físico como mental. Así como no puedes ejercitarte bien sin comer los alimentos correctos, tampoco puedes alimentar al cerebro para tus actividades diarias sin comer los alimentos correctos. Alimentar al cuerpo con alimentos nutricionalmente densos ayudará a que tengas energía durante el ejercicio y durante el día. Aspira a una dieta de alimentos enteros, incluyendo alimentos no procesados lo más que puedas, como frutas, verduras, granos, frijoles y frutos secos.

Tomar la decisión de empezar a estar en forma será uno de los momentos más emocionantes de tu vida, y también es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud. ¡Seguir nuestros consejos para desarrollar la mentalidad correcta, el ejercicio y tener una nutrición adecuada te ayudará a crear un programa sólido y balanceado para tu travesía de acondicionamiento físico!